Feijoa: Cultivo Historia

La feijoa: Cultivo e historia, la Feijoa (Acca sellowiana Berg) es una planta del nuevo mundo, botánicamente es cercana a la guayaba y un poco mas alejada está el eucalipto, el género Acca tiene dos miembros mas presentes en los andes peruanos muy similares a la planta de feioja.

La feijoa fruta orgánica, es una especie perenne y longeva que crece como arbusto o árbol pequeño que presenta una cosecha anual en condiciones subtropicales, mientras que en el trópico puede producir continuamente durante todo el año. Su polinización es realizada principalmente por aves como las mirlas (en los andes colombianos se reconoce fácilmente a la mirla Turdus fuscater) que buscan los carnosos y aromáticos pétalos de las flores mientras los granos de polen se adhieren a su cabeza.

Durante muchos años la planta de la feijoa se usó como una especie ornamental por su follaje y flores, pero debido a las condiciones organolepticas del fruto, se ha dedicado a su consumo como fruta fresca, procesada, enlatada, y adicionalmente se han preparado vinos, mermeladas, aromas, néctares y perfumes.

La versatilidad de la fruta permite consumirla en fresco, mientras que la agroindustria ha visto en esta un potencial para desarrollar nuevos productos como jugos, néctares, pulpas, jaleas, yogur, sabajón, merengón y helados, para diversificar su oferta. Puedes pedirla en el mercado orgánico que realices en Escarola.

Desde 1937 se cultiva en Colombia en las zonas frías de Boyacá, Caldas, Cundinamarca y Antioquia, pero su explotación comercial se inició apenas hace 15 años.

Este es un árbol frutal, que en muchas fincas se ha sembrado como ornamental; alcanza entre 3 a 5 metros de altura, sus son hojas de color verde oscuro y puede llegar a producir hasta 100 kilos anuales de fruta orgánica.

La vida útil del cultivo es de más de veinte años, dependiendo del manejo agronómico que se le haga; comienza a producir luego de tres años de sembrada con cosechas escalonadas cada tres meses de entre 20 a 25 kilos por árbol.

Los frutos son carnosos, con semillas, de color verde intenso y, dependiendo de la variedad sembrada, son de forma ovoide o redondeada. Su pulpa es de color blanca y de aroma penetrante.

Condiciones ambientales La feijoa crece bien en zonas ubicadas entre los 1.000 y 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

En climas templados, es decir, por debajo de los 2.000 metros se presenta frecuentemente el ataque de la llamada Mosca de las Frutas que imposibilita el desarrollo de buenas frutas. Por esto se aconseja establecer cultivos comerciales entre los 2.000 y 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Para lograr una buena floración, fecundación y fructificación la temperatura ambiental debe estar entre los 12 y 18 grados centígrados, aconseja el biólogo Over Quintero, investigador y cultivador de esta especie.

Si se siembra en zonas que presenten heladas o corrientes fuertes de viento, se pueden presentar daños en la piel de los frutos, quemaduras en las hojas y se afecta el trabajo de los insectos y aves polinizadoras.

En las regiones con temporadas de lluvias y luego largas sequías, las feijoas se estacionan, es decir, los árboles producen y luego permanecen en periodos largos de reposo.

Por lo anterior es mejor establecer el cultivo en zonas con lluvias bien distribuidas durante todo el año y que registren índices de precipitación de entre 1.200 a 2.000 milímetros anuales.

Suelos óptimos Como recomendación general, siempre antes de iniciar cualquier cultivo en la finca, es necesario disponer de los resultados de un previo análisis de suelos.

Para esto es importante que tengas la asesoría de un agrónomo o técnico agrícola, quien le dará las recomendaciones del caso para lograr la producción deseada y el éxito en este negocio agrícola.

Si tienes en tu finca terrenos quebrados, la pendiente óptima debe ser del 10 por ciento, aunque acepta terrenos con pendiente de hasta 30 por ciento.

Según un informe del Sistema de Información Estratégica del Sector Agroalimentario (Siesa), la feijoa logra su mejor desarrollo en suelos ricos en materia orgánica, ligeramente ácidos (con pH entre 5,5 a 7).

Variedades De la elección que se haga del material vegetal para establecer un huerto podrá depende el éxito en el negocio de la feijoa.

Este cultivo se propaga por semilla sexual y por semilla asexual o métodos vegetativos (usando esquejes, injertos o estacas).

Cuando se hace por semilla sexual se genera variación, ya que no hay dos árboles iguales en el huerto, lo que resulta desventajoso a la hora de la cosecha, explica el biólogo Over Quintero.

Actualmente en el mercado se consiguen las variedades neozelandesas Apollo, Mammouth, Unique, Gemini y Triumph, entre otras, aunque no registran una buena adaptación a los suelos colombianos.

Fruto de esta investigación, surgió la variedad llamada Quimba, que produce una fruta grande, de buen jugo, aroma y sabor, que se adapta a zonas que presentan altos niveles de nubosidad y lluvias.

Deja un comentario